domingo, 7 de octubre de 2007

Barca Vieja













Llegó el cumpleaños de mi padre y tuve una idea, pintarle una barca. Estas para mi significan un camino recorrido y otras muchas cosas.
Tocaba elegir cuál.
El acercamiento romántico que me produce este tema me llevó a ir contando los temporales que enfrentó, los años que había sido útil y sus días en un amarradero olvidado.
Vaya foto elegí. . . No te digo!!
Nada apropiado para un cumpleaños aunque algunos me quisieron "consolar", ya era tarde.
Hago cada cosa. . .

9 comentarios:

Basy dijo...

Hola Ana, tienes un blog muy bonito con tus obras que siempre gustan tanto y que son dignas de admiración .Un amigo que te agradece mucho la ayuda que siempre le has prestado en todo momrnto y que siempre aprende de tí constantemente al ver tus trabajos.

Basy

Mª del Mar dijo...

Hola Ana, guapa.

Acabo de ver parte de tu obra y me parece genial la manera en que pintas el agua; eres una artista, chica (ademas de una encantadora persona).
Espero que pronto pongas mas cosillas para que podamos admirarlas.
Un abrazo muy cariñoso de Marimar.

Ana dijo...

Vigo siempre estás ahí, muchas gracias.

Mar siempre tus ánimos para todos.
Gracias, gracias, gracias . . .

Dos artistas geniales, con los que tengo la suerte de frecuentar su compañía

Juan Antonio dijo...

Tirado sobre mi vieja barca
Yacía mi cuerpo que imploraba clemencia
Ante tanto desdén y agresividad
De los climas que azotan esta vida
Me quemaba el sol en forma de soledad
Me hacia desvariar
Me hacia alucinar con todos
Pero nadie havia, mas que yo y la mar
El aire nocturno despiadado y cruel
Cortava mi pie,l causando un dolor
Que no superaba al de tu recuerdo
Ya que te sentía en cada gota
Que havia a mi alrededor
Un día mas va a pasar
En que conviva con tu recuerdo
Que me causa dolor, que me va a matar
Siempre acompañado de mi amigo el mar.
Querida amiga Ana, feliz 2009, gracias por tu amistad
Un beso

Ana dijo...

Acabo de darme cuenta de tu comentario.
Muchas gracias Juan Antonio, siempre tu gran sensibilidad!!
Un abrazo, amigo.

azpeitia dijo...

Parece de verdad, dan ganas de subirse a ella...un abrazo de azpeitia

Billy MacGregor dijo...

Navegando llegué hasta aquí, y no he podido resistir enviarte un comentario alabando tu obra, Preciosa, exquisita, en serio es impresionante. Tu aporte al mundo es magnífico.

BLAS dijo...

Me encantan estos lienzos de barcas abandonadas... Cuando las veo en directo me dan ganas de tener una cámara para que haya constancia de su existencia y recrearme con la belleza de su dejadez.

Cogiendo el vaporcito de El Puerto, este verano para que mi hijo y mi sobrino pudieran conocer las mismas cosas que mi hermana y yo de niñas, fui disfrutando del paisaje, de la brisa... Qué decirte, ya conoces lo que quiero decir y sigues allí. Bien, acercándonos al Puerto, había un antiguo barco pesquero embarrancado y medio oxidado, abandonado y casi hundido en la orilla. Creo que algunas fotos le hice como buenamente pude con mi teléfono. De saber pintar, lo hubiera plasmado en un lienzo.

Perdona el rollo.

Un beso, guapa.

Ana dijo...

Te entiendo muy bien. Creo que es una obligación transmitir a los hijos cuanto llevamos dentro, incluído el paisaje que nos hace como somos, sus madres no son raras porque sí...jaja ¡Son raras con motivo! ;)
Gracias por haber llegado hasta el final, Blas.